Archive for 25 noviembre 2009

Un poco de alivio cultural

noviembre 25, 2009

Cuando parece que ya nada va a volver a sorprenderte o cuando, después de deambular en subterráneos y colectivos por la ciudad, todo parece tan gris, sin vida y tan rutinario, donde la gente parece no tener más imaginación, llega la gota salvadora.

Hace un tiempo me dijeron que mirara dos videos que, según esta gente, me iban a sorprender. Completamente escéptica los abrí y… me descubrí con una tremenda cara de “oh guau, in-cre-ible”.

Cada tanto, cuando pienso que la imaginación de este mundo se acabó, suelo abrir estos videos que me relajan, me inspiran y que disfruto cada vez más.

Es realmente impresionante la capacidad del ser humano para crear cosas magníficas con cosas tan simples como el cuerpo humano, un poco de arena… y nada más.

Los invito a verlos,

saludos

Bren

Como armar una tormenta con el cuerpo: Perpeetum Jazzile interpretando “Africa” de Toto: http://www.youtube.com/watch?v=yjbpwlqp5Qw&feature=related

Como dibujar, desdibujar y volver a crear en la arena (o cómo entretenerse este verano en Mar de Ajó): Keseniya Simonova dibuja en arena y luz:

http://www.youtube.com/watch?v=518XP8prwZo&feature=related

Anuncios

Busco hogar, tratar aqui

noviembre 16, 2009

Situación: domingo por la tarde, estás tomando mate en tu departamento, relajado y de pronto un malestar empieza a estrujarte el estómago cuando ves el calendario que cuelga de la puerta de la heladera: en un par de semanas se te vence el contrato de alquiler y tenes que empezar a movilizarte de nuevo.

No hay Hepatalgina que aguante esa situación.

Te tomas dos o tres mates más, para calmar la ansiedad y decidis no amargarte el domingo y llamar el lunes a la inmobiliaria.

Lunes, 10:01 AM: llamas a tu inmobiliaria amiga (o enemiga, según el caso) y preguntas por el encargado de tu dpto, quien no tiene historia en avisarte que sí, que el dueño quiere renovar, pero con un “ligero” aumento, por la situación financiera, crisis existencial del dueño y demás cuestiones relacionadas con tu departamento. Cuando te dice la cifra tu corazón se para por una milésima de segundos que parece durar una eternidad… ¿¿Cuanto?? Sisi… te piden casi el doble! “Pero dígale al dueño que aumentaron las expensas, el ABL, el gas, la luz, que casi no puedo hacer las compras….” . La respuesta del Sr. Inmobiliaria es contundente: NO, el precio es ese y porque tenes el dpto bastante bien cuidado y pagas a tiempo.

A partir de ese momento empieza una maratón para buscar un nuevo hogar: cadena de e-mails con los amigos preguntando si alguno tiene un dato de algún dpto (preferiblemente a dueño, para evitar pagar los meses de depósito, alquiler, comisión y demás cuentas extrañas a la situación económica personal); también los llamados masivos a cuanto cartel de “dueño alquila” que se ve en la calle (siempre están todos reservados, alquilados o suspendidos); y el infaltable rastreo vía Internet de cuanto depto se publica en diarios, páginas y afines.

Y de ahi… vaya uno a saber el resultado: desde dptos en pésimas condiciones por precios inaccesibles hasta dptos habitables con precios imposibles de publicar.  Expensas que no reflejan lo que es el edificio, impuestos que no se justifican, comisiones y garantías ridículas, al mejor estilo “garantía de familiar directo de Capital – provincia sólo hasta 50km de distancia de Capital”, es decir: garantía propiedad familiar directo (mas vale que sea el de tu padre/madre, en lo posible que la garantía sea sea del dpto de al lado al que vas a alquilar…

O también el pintoresco “recibo de sueldo”: claro, Rockefeller, dueño de su propia compañía, no puede alquilar un dpto porque es autónomo y no tiene recibo de sueldo!!! (claro, no te aceptan una factura porque sos monotributista… obvio).

Así, a lo largo de los años de alquilar dptos, de mudarte de un lugar a otro, de adaptarte a nuevos vecinos y zonas, pensas en la capacidad de adaptación del ser humano, pero también en la cantidad de desarraigos que sufre el inquilino a lo largo de su vida.

Entendés que los dueños quieren garantizar la seguridad de los habitáculos que alquilan, pero no te entra en la cabeza la necesidad de estresarte de semejante manera: corriendo, desesperándote, angustiándote. Te reís ante la idea graciosa de mudarte a una plaza con la carpa, pero por dentro te la imaginas con tus muebles y todo lo demás, cepillandote los dientes a la mañana, en pantuflas abajo del ombú más cercano, viendo el tránsito de las calles.

Definitivamente, buscar departamento habitable, en una zona relativamente segura y comunicada, con un salario promedio, causa gastritis y alucinaciones.

Saludos,

Bren