Archive for 11 marzo 2009

M&M (Memoria y Malvinas)

marzo 11, 2009

Ayer mientras paseaba por la ciudad de La Plata, entre diagonales y plazas, me encontré con el Museo de arte y memoria. Como tenía que hacer tiempo y había una muestra fotográfica, decidí pasar y ver qué había.

Islas Malvinas

La muestra (“Malvinas, retratos de paisajes de guerra“, de Juan Travnik) todavía no esta inaugurada, pero igualmente se exponían las fotografías. Eran primeros planos y planos americanos de rostros y cuerpos de algunos ex combatientes de Malvinas y algunos paisajes de las islas, con los cacharros abandonados tras la batalla. Debo reconocer que a primera vista sorprenden, impactan y dejan ese nudo entre la garganta y el estómago que es indigerible. El blanco y negro en los rostros dibuja lineas duras, mientras que en los paisajes disimula la crudeza del lugar.

Espero que pongan los nombres de esos combatientes, porque lo primero que pensé fue: “¿honrar la memoria? ¿y los nombres de estos valientes?” Ser solo un rostro en una foto en un museo perdido es peor que el anonimato y el olvido de la sociedad; es reconocer un hecho histórico pero no a quienes intervinieron.

Hay fotos que son realmente sorprendentes (por no decir terribles): rostros tristes, miradas perdidas, medallas en línea con miembros del cuerpo perdidos, chapitas de batalla en el cuello atadas con un nudo de horca…  Recuerdos de algo que nos negamos a olvidar pero que intentamos evitar.

Hace poco, en un viaje de larga distancia y en un colectivo donde la mayoría eran extranjeros, pasaron la película “Iluminados por el fuego”. Todavía me acuerdo de la señora que lloró la película entera y el silencio sepulcral que siguió a la proyección. Un recordatorio de que las heridas abiertas hace más de 20 años siguen abiertas. Y no parecen querer cerrarse.

Una vez escuché a un psicólogo decir que para que la sociedad cure esas heridas es necesario darles cierre, por lo general un juicio, o algo que ponga el rótulo de “etapa final”.

Últimamente veo y siento que más que intentar cerrar etapas, se escarban las heridas hasta que la sangre corre libre. Y así también se infectan y se desdibuja la herida original. No se si es la eterna melancolía argentina, que se niega a olvidar el pasado, o es la memoria débil que prefiere barrer abajo de la alfombra lo que no nos gusta. Pero se siente y se percibe que nadie se esfuerza por cerrar la historia, como si nos encantara sufrir.

Individuos, familias y toda una sociedad que sufrió la guerra de Malvinas y que todavía no logran superarlo. Esto es terrible para una sociedad porque impide seguir creciendo y mirar hacia adelante. Si no se pone un cierre, si no logramos ver lo que pasó y superarlo, esos rostros en las fotos van a seguir perdidos, van a seguir siendo anónimos y nos va a seguir agarrando esa angustia por dentro.

Es una lucha contra la anomia social, tal vez.

saludos,

Brenda

Anuncios

Y llenad el aula con asientos vacios…

marzo 2, 2009

Primeros días de marzo. Me acuerdo cuando iba al colegio y se acercaba esta fecha; me agarraba una angustia, un nerviosismo y una pesadez estomacal terribles. Aunque el verano se hacía eterno, nadie quería volver a clase. Era cosa de empezar nomás para que todo pasara, pero igual: ese trauma pre inicio de clases era tremendo.

Con la luz de tu ingenio iluminaste  la razón, en la noche de ignorancia. Por ver grande a la Patria tu luchaste con la espada, con la pluma y la palabra

Claro, ahora los chicos no lo sienten porque directamente no empiezan. Los maestros hacen paro y los gobernantes hacen declaraciones. Nada más. ¿la foto? Digamos que la cara que pondría el malarriado de Sarmiento si viera cómo los gremios docentes tiran por la borda la intención de educar a toda la población, de tener una Argentina grande (educación: dícese de pre requisito indispensable). No todos estamos de acuerdo con las declaraciones de este muchacho, pero nadie puede negar que priorizar la educación estaba (y está) bien, en 1880 y en 2009.

La educación para los chicos en nuestro país es un derecho constitucional,  reforzado por la Declaración de derechos del niño:

Principio 7
El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades,
desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad. El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres.

Yo se que no va a salir a la calle ningún chico reclamando por su derecho universal a la educación, porque en la mente infantil la ecuación es “no clases = mas vacaciones”. Pero los padres, que deberían velar por la educación de sus hijos, deberían estar haciendo malabares. Ya sabemos que muchos padres tienen cero interés en sus hijos, pero bueno…

Otra cosa que me cuesta asimilar es porqué los docentes empezaron los reclamos a finales de febrero y no ni bien terminó el ciclo lectivo. Claro, durante enero y febrero estuvieron de vacaciones (pagas) y se ve que se gastaron toooodo en la costa y se olvidaron que tenían que seguir viviendo el resto del año. Un reclamo durante enero (aunque sea de malla y ojotas en Mar del Plata) sería mucho más creible y creo que captaría más la atención de padres y publico en general que el “ups! me acordé que en marzo me toca ir a clases… paro y movilización muchachos!!).

Vuelvo a repetir, como en un post anterior, parece que nadie se acuerda de los maestros rurales, de frontera y de los que están a cientos de kilómetros en esos parajes perdidos. Esos Docentes y Maestros (sí con mayúscula porque se lo merecen) que además de educar contienen a los chicos, les dana de comer, los alojan, los aconsejan. Maestros que son la familia de cientos de chicos de todo el país. Maestros que no tienen que pagar la cuota del auto, que no se van de vacaciones lejos, que no ven a la familia en meses y que viven en condiciones que ninguno de los que esta haciendo paro (y de esto estoy mas que segura) se atrevería a vivir. Y sin reclamar aumento de sueldo. Me parece que es el ejemplo de trabajo, de esfuerzo, de entrega a la sociedad que los chicos deberían conocer.

Creo que los que están haciendo el paro hoy deberían ponerse a pensar qué clase de educación están dando y si ésta realmente merece un aumento. Me parece que un chico que hoy no sabe escribir o leer bien, que no sabe pensar ni razonar no está recibiendo buena educación. Los educadores también deben educarse. La educación de hoy en Argentina es realmente triste… y así va a ser el futuro.

Lo que los docentes que están haciendo el paro y los gobernantes que están haciendo sus declaraciones me parece que no logran entender es que justamente estos chicos a los que hoy se les está negando el derecho de aprender son los que mañana van a manejar sus jubilaciones… Y ya me veo a un grupo de ancianos, antaño enemigos, marchando a Plaza de Mayo y reclamando por sus salarios miserables y diciendo que la educación está en crisis… “Cosecharás tu siembra”, dice un viejo dicho.

Si bien odiaba ir al colegio, como todo chico, hoy con 24 años agradezco a todos los maestros y profesores que, mientras sus colegas hacían paro, ellos no se unían y nos obligaban a asistir a clases, dicéndonos que ellos tenían la obligación (laboral, moral, ética, como quieran llamarle) de educarnos para cambiar las cosas. A todos ellos, gracias por enseñar con criterio y visión de futuro.

Saludos,

Brenda