Archive for 21 octubre 2008

Sobre la educación

octubre 21, 2008

La escuela nº 36 de Covunco cumplió 100 años. No, no es un nombre sacado de una historia fantástica; es una población en el norte neuquino.

¿A qué viene todo esto? En el noticiero del mediodía la primer noticia fue el paro nacional de los docentes, la instalación de la carpa blanca (ehh ¿me funciona mal la memoria o esta carpa ya se instaló hace varios años? Me suena conocido…) entre otras cuestiones. Se veían maestros y otros anexados (dudo que todos los que estaban ahí sean los que te enseñan el ABC…) con un reclamo justo: un aumento de sueldos. Acto seguido, la señora del noticiero presenta la nota de Covunco y la escuela centenaria.

La verdad es que uno piensa que maestros y médicos deberían tener sueldos muy buenos porque son dos profesiones básicas: salud y educación. Pero también uno piensa en las escuelas rurales, en las de frontera, en las de verano (aunque muchos no lo sepan, en nuestro país todavía existen lugares que imparten clases entre octubre y mayo) y en parajes que no existen ni en los mejores mapas de google. Lo mismo con las salitas, dispensarios y médicos que están desperdigados por el país. Es más el amor por la profesión que el sueldo lo que los motiva. Escuchaba a la directora del colegio, emocionada y orgullosa de ser la directora de esa escuela, recordando a todos los que habían sido parte y quienes habían logrado que hoy llegue a semejante aniversario… Ni un reclamo, ni un pedido, ni una lágrima de súplica. Y eso que estaba el gobernador con todo su séquito y era EL momento para empezar a pedir lo que sea…

Soy fiel defensora de la escuela pública, laica y gratuita. Tuve la suerte de poder experimentar la educación pública y privada para poder defender la educación que, por Constitución y por derecho (nacional e internacional) corresponde a los niños y de la cual el Estado debe encargarse. Pero me parece que justamente quienes educan deberían empezar por educarse ellos… Y más allá de la educarse en tanto capacitación (que POR FAVOR, es urgente), educarse en tanto ubicarse con el reclamo

Entre esta educación está la lógica y el pensamiento racional. Deberían ponerse a pensar que hay una crisis mundial que (a pesar que nuestra presidente diga lo contrario) afecta a nuestro país (y sí… podemos estar salvándonos, pero cuando quienes nos compran granos y carne dejen de comprar porque no tienen un peso partido al medio… quiero escucharla decir lo mismo que ahora, que la crisis no nos afecta).  Y es sabido que cuando hay crisis, se achican los presupuestos. Está bien, los suelos son inversamente proporcionales a los índices de inflación… Se entiende. Pero todos los gremios están sufriendo lo mismo, todos los trabajadores nacionales y todo el país. No son los únicos.

Estaría bueno que tomaran el ejemplo de estos maestros que están perdidos en algún lugar del país. Super héroes que, además de educar como pueden a chicos de diferentes edades y niveles, les dan de comer, les enseñan labores, los arrullan a la noche, dan clases en construcciones que se llueven y son freezers en invierno… Sí, tienen sueldos con porcentajes por zonas desfavorables, etc, pero hay que vivir en esos lugares. Y sin chistar. Están los que no tienen luz, ni gas, ni internet, ni teléfono. Están los que reciben chicos con problemas familiares, con problemas de salud, chicos que llegan de distancias inimaginables a caballo, a pie. Son maestros que viven ahí, en el colegio, sin auto, sin todas las comodidades de una ciudad. Son maestros que muchas veces son LA familia de estos chicos. Saben que muchos de esos chicos (tal vez, la mayoría) no va a ir a la universidad, ni siquiera a un secundario. Probablemente tampoco salgan de esos parajes. Pero igualmente les dan las clases, todos los días, en condiciones que, estoy segura, la mayoría que está protestando no podría ni siquiera aguantar una semana.

Estoy de acuerdo con la educación pública. Estoy de acuerdo con que los maestros y educadores deberían tener buenos sueldos. Pero primero deberían ser educadores, no simples contadores de historia argentina, repetidores de dictados y maestros con errores de ortografía.

Suspender las clases no me parece una opción porque están arruinando el futuro de quienes, tal vez, lleguen a ser gobernantes. Y si no están bien educados, si esos chicos no aprenden a pensar, ni a razonar, ni nada, seguramente la situación de los maestros va a empeorar. Sí me parece que deberían seguir dando clases, deberían explicarle a los chicos porqué piden un aumento, para qué lo piden y qué pasa con el Estado que no puede responder, qué pasa con el mundo. Explicarles que ese aumento no es sólo para los colegios que están protestando, sino también para aquellos que porque están a miles de kilómetros, porque están en el medio del campo o perdidos en la selva, la estepa o el bosque no pueden pedirlo, pero que lo necesitan más que todos.

Hablar. Educar. Compartir. Fomentar el diálogo. EDUCAR por sobre todas las cosas. No solo a los chicos, sino a todos.

Un buen maestro es aquel que jamás deja de ser alumno…

Saludos,

Bren

Anuncios

El mundo se viene abajo… y no importa.

octubre 17, 2008

El mundo se viene abajo. La crisis financiera quiere volver a repetirse (como es natural en toda la historia) y las bolsas, por culpa de la gravedad (por adjudicarle la culpa a alguien) se caen… en picada, una especie de bungee de bolsas.

Sí, el mundo se viene abajo, pero no por la crisis mundial… ¡¡¡nos quedamos sin técnico en la selección!!! Sisisisisi a los argentinos, más que preocuparnos que las bolsas practiquen descenso directo, estamos afectados hasta la médula por la renuncia de Basile

¡Ah no! Que las bolsas se caigan, que el mundo entre en crisis y que nos invadan los marcianos… pero que la Selección se quede sin director técnico es la peor calamidad, una de las siete plagas de Egipto o un engüalichamiento del más allá. ¿Cómo darse cuenta? Simple: hoy fue la nota más larga en todos los noticieros, fue tapa de los diarios y comentario en boca de todos. Sobre la crisis mundial sólo un leve epílogo, casi dubitativo y sin esperanza de los locutores: “ehhh y las bolsas mundiales siguen cayendo. A pesar de todo, que tenga buen fin de semana”. (El “a pesar de todo” obviamente hace referencia al fútbol…. No se vaya a creer que el sr. Periodista estaba preocupado por otra cosa).

Los pseudoperiodistas y los aficionados a las noticias encontraron estadísticas, imágenes de archivo, soluciones varias a la crisis de la selección (que no se la puede comparar con la crisis mundial, para nada. Lo que le pasa a la selección es mucho más grave y sí o sí hay que encontrarle solución) y rápidamente aparecieron suplentes, declaraciones y futbologos especializados. Brotaron las críticas, los diferentes porqués de la actual situación, alguna que otra cosa buena y más imágenes de goles… no solo del último período, sino también desde que el fútbol es fútbol, más o menos. Obviamente los goles que nos metieron eran solo del período del ex técnico y los que la Selección logró convertir de cualquier otro técnico… Claro, critiquemos, total es gratis… Ahora nadie gritó los goles de la etapa Basile… nadie.

El segundo tema que altera a los argentinos… no, no es la crisis mundial!! No insistan. Es el cambio de hora. Están los que están a favor porque en teoría se ahorraría energía y porque si el gobernó lo dice es palabra, y están los que están completamente en contra por diferentes razones (médicas, físicas, astrológicas, de comodidad, etc).

Si tanto alardeamos del tamaño del país también deberíamos tener en cuenta que tenemos la suficiente dimensión como para tener dos husos horarios diferentes. Sino lo que se ahorra de energía en el Este se desperdicia en el Oeste, como sucedió el verano pasado…  no era divertido querer cerrar un negocio a las 22hs o un restaurante a las 00hs cuando recién la gente se iba de la playa a las 22.30 porque en ese momento se escondía el sol, ergo, empezaban a cenar promedio 00.30 porque antes había un sol tremendo que daba más para el mate que para una cena. Y el comentario promedio fue “pero si en Buenos Aires a esta hora ya es de noche…”…………………………………..

Lo bueno es que el gobierno, con el nuevo plan de horario, se acordó de que la Antártida e Islas del Atlántico sur existen y son parte de nuestro territorio… por fin empezamos a reivindicar y a acordarnos un poquito no solo que el sur también existe, sino que tenemos presencia en el polo desde hace unos 100 años, que fuimos los primeros en instalarnos y que tenemos que seguir con las reivindicaciones, la ocupación efectiva, el reclamo de soberanía y aprovechar la boleada del turismo (todo bajo el Tratado Antártico, sisisisi, somos respetuosos del Derecho Internacional).

Si logramos conciliar el tema del horario y si conseguimos técnico para la selección, los argentinos estamos salvados y listos para seguir adelante. ¿La crisis mundial? ¡Vamos! Los argentinos estamos acostumbrados a remar crisis económicas; una crisis mundial no nos asusta (¿¿¿???)… Tener que apechugarla una vez más nos espanta bastante poco…

Saludos,

Bren

Mi vida es un cable…

octubre 10, 2008

Mi vida es un cable.

O mejor dicho, quiero mundializar el sistema wireless.

Ordenando mi habitación (una especie de maqueta a escala reducida de Kosovo) me vengo a enterar que el mejor regalo de cumpleaños puede llegar a ser una zapatilla para conectar la infinidad de cosas que tienen cable y enchufes con patas de mil formas y tamaños.  Además, por supuesto, de un adaptador para diferentes tipos de enchufes, un estuche para llevar cuanto cable anda dando vueltas y un vale para una serie de sesiones con el psicólogo porque esto me está causando un stress terrible.

Y eso que yo no soy muy adepta a la tecnología. Lo que hay en esta habitación es por regalo o por necesidad. Ya estoy extrañando mi ex mundo sin tecno. Estábamos tanto más comunicados y tanto más felices…

Veamos qué tengo por acá:

*PC: trae dos cables: el que va del transformador a la PC y el que va de la corriente al transformador. Le tengo que agregar que como el cable de corriente tiene tres patas redondas (cable a tierra prácticamente inexistente por estas latitudes) tiene un adaptador…Entre la vagancia de escribir a mano una tesis y la falta de PC en mi casa, fue opción mía comprar. No me quejo, aunque la próxima inversión va a ser una wireless sí o sí (si el presupuesto da, obviamente).

*Mp4: cable USB (no voy a contar el enriendo que tienen los auriculares porque eso es ser quisquillosa y un poco despelotada). Fue un regalo. Completamente innecesario: camino en la calle sin escuchar música y en casa tengo un equipo que vuelve locos a mis vecinos, jeje. Pero bueno, vale como pendrive, así que… acá está, haciendo bulto entre mis cosas.

*Celular: cable para corriente. Completamente de más: el que me quiera ubicar puede llamar a mi casa. Pero bueno, entre la inseguridad del mundo y la necesidad de rastrillaje de mi familia… acá está, bah… por ahí anda. Como me dijeron hace un tiempo: el celular de hoy es como el fax de hace unos años, el teléfono hace un poco más atrás… ¡en qué terminaremos! Curiosidad para el futuro.

*Cámara digital:  sisisisisi, completamente de acuerdo en que las analógicas son mejores, pero bueh, ésta es más económica. Si bien es de mi hermano (hola hermanito, gracias por la cam, jaja) está acá y me está enredando las patas con tanto cablerío: USB, cargador + cable de corriente, adaptador para TV como con cinco patas… Terrible, pero ya volverá a manos de mi hermano, jejeje (Cuack).

*Handy: de uso laboral, también de mi hermano. El cargador creo que es más grande que el handy, pero bueh no queda otra que cargarlo o sino gritar en la montaña… ah! El handy también tiene un micrófono para poner en la campera y no tener que andar sacándolo cuando hace un frio digno de hipotermia, pero no lo voy a contar porque eso es una paquetería que da gusto tener (aunque en este momento está enredado con el USB de la cámara y los auriculares del mp4… sí, se cuenta!). Asi que con el handy sumamos un cargador, un cable de corriente y micrófono.

En total son como nuevo o diez cables que terminan haciendo bulto y peso en cualquier mochila. Sumado a adaptadores, zapatillas, etc la mochila termina pesando más que un baúl de inmigrante.

A esta descripción podría agregarle el velador, la tele, el equipo de música, el secador de pelo, la máquina de cortar pasto, la batidora, la depiladora, etc, etc… pero son cosas que tienen cable a las que uno ya se acostumbró y con las que no anda por la vida acarreándolas. Bah, por lo menos yo no me llevo de vacaciones a la multiprocesadora…

Ahora estoy en casa, pero no me veo trasladándome a otro lugar con todo esto. Además de la mochila de ropa y la de viaje con documentos… ¿tengo que llevar una tercer mochila con adaptadores, transformadores, y cajas cuadraditas con colores vistosos y alta tecnología? Uff, me quedo en casa. No quiero un pico de stress por si esa mochila es olvidada o sustraída…

O demasiada tecnología nos mejora la vida o nos la complica, no lo se. Sí me parece que hay una conspiración entre quienes realmente agravar la crisis energética mundial y los vendedores de adaptadores de corriente…

Los desafío a contar la cantidad de cables que hay en este momento en la habitación en la que se encuentran… a ver quién es el más enredado.

Saludos

Bren.

Esqui para chicos

octubre 7, 2008

Cuando la rutina parece no tener nada nuevo con qué sorprenderte, siempre aparece algo que termina llamándote la atención. Parecía una temporada más entre tantas, agotamiento físico y psíquico del trabajo deportivo al aire libre y con la responsabilidad que el riesgo del deporte y la el tener a cargo niños traen aparejado. Una de esas temporadas en que todo es igual, donde las gratificaciones parecen ir desvaneciéndose con la nieve, al mismo ritmo que se va aproximando la primavera.

Pero, como dije, algo siempre llega. Esta vez fue el plan social que se armó para los chicos de los colegios públicos de Villa la Angostura, Villa Traful, Cuyin Manzano e Isla Victoria. Es un plan que se lleva a cabo desde hace cuatro años más o menos en ésta localidad y que en Bariloche ya lleva casi diez años.

Plan Social. El nombre puede generar rechazo para muchos, pero va más allá del Estado de bienestar al que mal nos tiene acostumbrada la historia argentina.

¿Qué es el Plan Social de esquí escolar? Los objetivos son varios. La idea más general es que todos los chicos de 6º y 7º grado de los colegios provinciales públicos de estas zonas suban aunque sea una vez a la montaña, conozcan el invierno y practiquen esquí durante tres días. Obviamente el plan tuvo sus detractores, con quienes compartí en algún momento la objeción más “clara” al proyecto: “¿para qué ilusionar a chicos con este deporte, si probablemente no puedan volver a practicarlo? Es mostrarles un mundo que no todos van a poder tener”. Pero después de la experiencia (sí, a diferencia de muchos de los detractores, me animé a probar qué era todo esto), cambié la perspectiva.

El objetivo del Plan va mucho más allá que mostrar un mundo extraño e inalcanzable. Les doy las razones con las cuales nos pidieron ser parte del plan y las razones que surgieron a medida que pasaban las clases. No tienen un orden, sino que son en general y todas son importantes. Veamos:

1- Generar integración social: los chicos pueden sentir que no es un lugar ni un deporte de elite (es uno de los pocos lugares del mundo donde el esquí es considerado un deporte elitista; en muchos lugares del mundo incluso es parte de la agenda escolar de los chicos). Además, pueden ver que quienes trabajan en el centro de esquí no son aliens, sino personas que ellos conocen, amigos, vecinos, parientes, gente igual que ellos. Por otra parte, todos los colegios públicos asisten al plan, lo cual no genera una división entre colegios ni resentimientos, etc.

2- Mostrar opciones para la inserción laboral: los chicos pueden ver que existen otras fuentes de trabajo (instructor, medios, maquinas, patrulla, servicios, etc.) en los cuales es posible trabajar. También es importante que sepan que el centro de esquí es una de las fuentes económicas más importantes que tiene la zona durante determinados meses y que por eso mismo es bueno tener idea sobre el deporte, el lugar y los recursos. La frase “sí, conozco, déjeme explicarle” resume la idea.

3- Aprender jugando: muchos chicos, sin importar la condición económica, no tienen incorporado en la familia el aprendizaje lúdico por diferentes circunstancias. Sin importar la edad, es de suma importancia que los chicos puedan ejercitarse, jugar, divertirse, sentirse parte de un grupo. Si no, lean la Declaración Universal de los Derechos del Niño, de la que nuestro país es parte. Los niños tienen derecho a la educación, al acceso a la cultura y a ejercitarse de forma sana, ergo, de hacer deporte. La mejor forma de relacionarse, de recrearse, de divertirse y de aprender es jugando.

4- Generar conciencia: en especial la ecológica; ¿por qué es importante cuidar el cerro, el bosque, el agua, el turismo? El instructor, los profesores de educación física y los coordinadores que acompañan a los grupos también tienen una función como educadores. Respetar el medio, cuidarlo, enseñar sobre el lugar en que se desarrolla la actividad. Esto lleva a que, de a poco, los chicos aprendan que el turismo es un recurso importante para la comunidad y que todo lo que rodea al deporte es importante para fomentar este recurso económico.

5- Aprender sobre seguridad: cómo cuidarse en la montaña (entorno que rodea a todos los chicos, suban o no a esquiar, ya que la localidad está en el medio de la montaña), aprender a cuidarse solos, a cuidar amigos y a cuidar pertenencias. Aprender a desenvolverse en un lugar que no tiene clima estable, ni terreno normal, ni condiciones fácilmente predecibles.

6- Como elemento educativo: como mencioné anteriormente, se enseña a los chicos a conocer el lugar: flora, fauna, condiciones climáticas. Por otra parte se lo introduce en el funcionamiento de un centro de esquí: cómo comportarse en los medios, en las pistas, con los compañeros. Fomentar la ayuda entre compañeros, la solidaridad, etc., es también parte de la idea.

7- Conocer el entorno: el cerro es considerado como un ambiente exclusivo para el turista y, dentro de estos, de una elite. Pero no es así. El cerro es parte del lugar de pertenencia de los chicos, es una montaña más que se distingue de las otras por la infraestructura pero que está dentro de los límites de la localidad. Y esto es importante para que los chicos sepan qué hay, porqué el centro de esquí es importante, porque la montaña es importante. Además el entorno puede ser fuente de trabajo y de recreación. Como agregado, conocer el lugar al que pertenecen hace que los chicos lo quieran más y lo cuiden más.

8- Sacar a los instructores de la burbuja en la que viven: durante la temporada el instructor vive en un mundo de nieve blanca donde los problemas se ven reducidos a su mundo y a los turistas que pisan el centro invernal. Con el Plan, chicos y adultos interactúan y comparten visiones, aprendizajes y una experiencia mágica. Además, por lo general durante la temporada los instructores interactúan en su mayoría con turistas. La idea del plan es también que haya un puente entre los mismos locales y entre los instructores foráneos y la gente local.

Tal vez las razones no bastan. Es un tema que se puede discutir desde muchos puntos de vista. Pero después de compartir con estos chicos varias mañanas hermosas, de ver cómo se fueron abriendo a los instructores (y nosotros a ellos), ver esas sonrisas y escuchar las carcajadas de ellos cuando se deslizaban por la nieve, ver las caritas de sorpresa cuando pudieron ver la inmensidad del lago y de la cordillera desde el camino panorámico, o encontrar sus casas desde lo alto de una montaña, ubicar el colegio y el gimnasio… no tengo casi palabras.

La experiencia fue única, maravillosa. De esas que reconfortan el alma por la sola razón de haberla realizado. El mayor premio de estos días fue la frase de una de las nenas: “gracias seño, porque sin usted no hubiésemos podido ver todo esto”. Esa frase y el abrazo de afecto sincero con los ojitos mojados de esa nena merecen que este plan siga creciendo y llegue a todos los chicos.

La última semana les tocó el turno a los chicos de la escuela especial nº 18. Tengo que reconocer que subí con pánico extremo. Sí, lo desconocido, lo diferente genera esa sensación. La falta de formación también. Y es que en Argentina prácticamente no existen los profesionales del esquí que se dediquen a personas con discapacidades físicas y/o mentales, así que enfrentarse a este desafío con la formación tradicional fue, justamente, todo un desafío. Pero tengo que reconocer que terminó siendo una de las experiencias más difíciles pero gratificantes de todas las que tuve en el cerro. Ver las ganas de estos chicos a pesar del mal clima, las pilas que le ponían para intentar deslizarse, cómo se ayudaban entre ellos. Realmente todo un ejemplo y el mejor aprendizaje para mí. Tengo que agradecer también las garras que silleros, pomeros y pisteros le pusieron para ayudarnos con los chicos.

El miércoles 1º de octubre se hizo el cierre en el Centro de Convenciones, con la asistencia de casi todos los chicos que se vieron beneficiados por el plan. Rescato dos frases: la del gerente del cerro: “la importancia de crear un semillero en la localidad de instructores, personal de cerro y esquiadores” y la del secretario de deportes de la municipalidad: “la importancia de crear puentes: entre nación y la localidad, entre las escuelas, entre los instructores, etc.”. Hasta el subsecretario de deportes de nación parecía sorprendido por el proyecto. Y es que cuando se quiere, se puede.

Y es posible que todos los chicos sean parte: de la comunidad, de un sueño, del juego, de la montaña.

Gracias a todos los que hicieron posible el plan. Gracias a los chicos por regalarnos esas sonrisas y esas ganas de seguir, de no querer parar. Son el incentivo que todos los instructores necesitamos para seguir adelante.

Gracias a todos. ¡Hasta el año que viene!

Bren