Gnomos humanos

Los gnomos existen. Y que nadie lo discuta. Llegan al cerro vestidos con casco, caminan como robots y usan esquies del tamaño de un pinguino. Dan miedo y después dan ganas de correrlos y tirarlos por un barranco… hasta que sueltan la lengua y a uno se le caen las babas.

Sí, son mis pequeños alumnitos, entre 4 y 6 años. Tienen esa cosa de preguntar con una seriedad tal cosas que jamás se te hubiera ocurrido pensar.

seño, ¿por qué se mueven las aerosillas?”, “el cable, ¿es para que los gigantes no se hundan en la nieve?”, “¿por qué las montañas tienen esa forma?”, “¿cómo se forman las montañas y las pistas por donde esquiamos?” (aca es donde me culpo no haber prestado más atención en la clase de geografía del secundario), etc.

Y las actitudes!! un gnomo de estos, parado en la fila de la silla, listo para que un adulto lo acompañe, agarra al desconocido de la mano y le dice, con toda seriedad:

-“señor, ¿usted esquía?”

-No, yo soy peaton, vos esquias?

-: si, si… (pequeño gnomo que es la primera vez que se pone un par de esquies y apenas puede caminar en la nieve… pero con una seriedad y una confianza dignas de admirar)

Otra.. una clase de biología:

-seño, vos sabias que en los árboles con huecos y sin hojas hay pajaros carpinteros?

-sí, sabia. Alguna vez viste uno?

-: no, pero me dijeron que son re bonitos. (nene de 4 años)

En fin… antes de tirarlos al vacio, conviene escuchar a estos chicos…. nos hacen prestar atención a cosas realmente divertidas y que a veces olvidamos.

saludos

bren

4 comentarios to “Gnomos humanos”

  1. Cyrano Says:

    Alguna vez escuche algo llamado esencia… habría que investigar porque se nos va diluyendo a lo largo de la vida.

  2. Chori Says:

    Más ke esencia como dice acá el Sr. me parece que vamos perdiendo curiosidad o capacidad de asombro.

    Además, no es lo mismo los comentarios ingenuos de un inocente (o no tanto) niño de esas edades; a los comentarios ingenuos de gente 20’s, 30’s o más años que a esta altura te parecen pelotudeces.

    Onda, les explicas algo a la persona ingenua X y cuando terminaste de explicarle te pregunta precisamente lo que le acabas de explicar. Nos comportamos como unos Zoolanders sin receta ni medicación. Que más que risa a veces te da lástima.

    Para qué traspolar las cualidades de los niños a los adultos. Dejémoslos así que es más divertido.

  3. Brenda Ailin Segurel Says:

    Estimados comentaristas habituales de este blog (léase: Cyrano y Chori)

    Es verdad: deberíamos averiguar qué es la esencia y si realmente es eso que tienen los chicos y que los adultos vamos perdiendo.
    También es verdad que perdemos la capacidad de asombro y la curiosidad. Aunque no es en el 100% de la poblacion (los filosofos, por ejemplo, tienen una curiosidad innata y muchos artistas tienen gran capacidad de asombro).

    No estaba buscando traspolar las cualidades de los niños a los adultos, sino preguntar simplemente porqué esa cosa mágica se pierde… Me parece que tampoco nos dejamos hacernos esas preguntas de chicos, no nos dejamos ser niños de vez en cuando…. Y está bueno, se aprende mucho viendo las cosas desde otra perspectiva.
    Saludos a los dos y gracias por el comentario y el debate.-
    Bren

  4. B. Judith rosales Says:

    Hola. Soy docente y se de lo que hablan.

    He leído sobre eso que debaten. Uno de los libros “La pasión de aprender” menciona que los niños sientes unas ganas inmensas de comprender todo y no sólo eso, explicarlo y experimentarlo propiamente, no les basta con observar.

    Conforme el infante crece debería de aumentar la curiosidad ya que: entre más se conoce, más se ignora. Pero esto no ocurre, ¿Por qué? Debido a respuestas sistematizadas que dejan otra pregunta al aire sin responder, también por todas las innumerables personas que bloquean esa curiosidad en los pequeños, juzgándolos de preguntones.

    Yo, al igual que ustedes admiro tanto a los infantes. No tienen pena a equivocarse, preguntan hasta que se les responda, prueban por sí mismos las cosas aunque sufran accidentes en ello.
    Todo lo recién mencionado, los adultos dejamos de hacerlo, por las críticas que se reciben al actuar de la manera tan inocente que lo hace un niño.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: