¡Se inventó el hisopo!

Hoy vi de nuevo Moebius, pelicula que recomiendo a quien no la haya visto, ya que no solo es una buen film de ciencia ficción nacional (raro encontrar algo así) sino que tiene un guión interesante y que da que pensar… como este dialogo entre el profesor y su ex alumno:

-: El hombre no conoce ni sus limites ni sus posibilidades. Ni siquiera conoce hasta que punto no se conoce. Pero claro, estamos tan ocupados en buscar valores externos que no nos damos cuenta de lo que realmente importa. Pero esto es importante. Bastaría con decirlo, para que todo cambie

-: ¡Pero usted lo dijo! Usted lo explicó perfectamente. Hoy pase por la estación Parque y lo pude observar detenidamente mientras intentaba explicar la teoría de Moebius

-: ¿Acaso alguien le creyó?

-: No… Pero a usted le creerían

-: No, yo hubiera usado las mismas palabras que usted. Hubiera dicho la misma verdad. Lo que pasa es que vivimos en un mundo donde ya nadie escucha, mi querido Prad (…) ¿A que le temes Prad?

-: Al vértigo

-: Es normal. Nadie puede enfrentarse al infinito sin sentir vértigo. Nadie puede experimentarlo sin sentir un desconcierto profundo. Si nos estamos moviendo a la velocidad del pensamiento. ¿Cómo se podría estar encantado de esta vida privada de atractivo, de ingenuidad y de espontaneidad? ¿Cómo no preferiría quedarme aquí en las sombras si allá afuera hay un mar de sorderas que nos esta arrastrando a ser irremediablemente desgraciados?. No puede ser que todo esto se pierda. Quedan fijados en nuestras almas.

Es algo que siempre me sorprendió de las grandes ciudades y que ahora me sorprende también de los lugares más remotos: la pérdida de esa capacidad de escuchar al otro. Salgamos de la típica observación de la gente que viaja en subte, en cole o que camina con los mp3, mp4 y otros a todo lo que da y que ni siquiera escucha el ruido del accidente que tienen al lado.

La pérdida del oído en tanto relación con el otro me parece algo terrible. La falta de comunicación entre generaciones diferentes y entre la misma generación hace que información valiosa sobre los hechos cotidianos de la vida, sobre la historia y, por qué no, sobre proyectos futuros, se pierda, se olvide.

Siempre me acuerdo de aquellas culturas que transmitían su saber de forma oral. Pero para eso es necesario alguien dispuesto a contar y alguien dispuesto a escuchar. Y hoy faltan ambos.

También me hizo acordar a un libro que leí de chica, “Momo” de Michael Ende. Cuenta la curiosa historia de una nena que sabe escuchar. Las personas descubren un mundo dentro de ellas que no sabían que tenían, descubren que son inteligentes, sabias, soñadoras. Pero aparecen los Hombres de Gris, que buscan que la gente ahorre tiempo (una especie de promotores del estilo de vida capitalista que van puerta a puerta vendiendote algo que no sabes qué es pero que muchos compran igual). Momo quiere descubrir qué hace esta gente con el tiempo de los otros…

Es una historia sobre el “no tengo tiempo”: no tengo tiempo para vos, para mi; para hablar, para reir, para llorar, para escuchar. Es una historia sobre el hoy y lo que nos perdemos por correr atras de un reloj.

Les propongo parar en alguna plaza o alguna esquina y ver. Ver qué pasa, qué hace la gente, qué hacen ustedes. Les propongo sacarse los auriculares un rato y escuchar lo que se dice en la calle, en el subte, en sus propias casas. Lo que dice algun hermano, un abuelo, el portero y el vecino. Van a descubrir cosas geniales, anécdotas divertidísimas y un mundo prácticamente inaccesible que da para fantasear…

Se inventó el hisopo, gente!! a limpiarse los oidos y a escuchar de nuevo… A ver si refutamos la frase del Profesor sobre vivir a oscuras, porque ya nadie escucha…

Saludos

Brenda

2 comentarios to “¡Se inventó el hisopo!”

  1. Juanma Says:

    Excelente reflexión sobre el diálogo de Mistein y Pratt. Me dieron para ver esta peli en Cine y la verdad, me impacta justamente esta escena, que según comentaron, tiene algo que ver con los pensamientos de Platón. Intenté averiguar este punto específicamente, pero me costó demasiado dar con la referencia. Algo que sí es notorio es la multiplicidad de citas a Borges que hay en esta excelente película. Y bue, seguiré intentando. Gracias por mencionar el film, y también el libro relacionado. Saludos!

    • Brenda Ailin Segurel Says:

      Hola Juanma,
      gracias por tu comentario. Esa pelicula es realmente buena, la deberian ver aquellos detractores del cine nacional, porque muestra el nivel de guion que podemos alcanzar.
      Te recomiendo el libro; está catalogado como literatura infantil pero bien vale como literatura de adultos.
      saludos
      Brenda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: